Indignados, no olvidemos a los niños.

Indignados, no olvidemos a los niños.

Creo que huelga decir que, desde MenteLibre, apoyamos el movimiento 15M que se ha extendido por todas las ciudades de España y que también va llegando, paulatinamente, a otros países vecinos como Francia o Grecia. Consideramos necesario el cambio de paradigma económico y político actual para evitar crisis como la que estamos padeciendo y que tanta desigualdad y sufrimiento está causando. Día a día, nos resulta emocionante comprobar cómo gente de todas las edades y condición, jóvenes y no tan jóvenes, de derechas y de izquierda, universitarios y obreros, organizan asambleas y votan las diferentes propuestas en auténtica democracia (de demos-pueblo y kratos-gobierno).

El otro día, en un reportaje que resumía todo lo acontecido estas últimas semanas, una escena me llamó poderosamente la atención, entre los servicios que se ofrecían en uno de los campamentos, vi una improvisada guardería de cartón donde los padres podían dejar a sus hijos para ir a votar y para no sé qué más. Desconozco si lo de montar la guardería fue algo momentáneo o si formaba parte de las prestaciones ofrecidas por el campamento, pero el hecho en sí de montarla, no me cuadra con el espíritu de cambio, de respeto y de democracia que pide el movimiento 15M.

Imagino que sólo una minoría de padres utilizaron esta opción, puesto que en la guardería, según mostraban las imágenes, había muy pocos niños comparado con el gran volumen de gente que poblaba el campamento. Además, en el reportaje, se veía que muchos padres paseaban por allí acompañados por sus niños y les hacían partícipes de lo que allí estaba sucediendo. Sin embargo, no pude evitar que esa guardería de cartón me recordara a esos “aparcaniños” que ofrecen los grandes centros comerciales para que los padres hagan sus compras sin molestias. Aunque era una guardería más improvisada que las que conocemos y el ambiente de todo el campamento parecía bastante liberal y democrático, ver a los niños entre aquellas paredes de cartón me dejó mal sabor de boca y me hizo temer que el movimiento de los Indignados pudiera olvidar que la verdadera revolución debe estar en la infancia, en la forma de relacionarnos con los niños y criarlos.

Creo que llegado el caso, si por lo que fuera, los padres necesitan hacer algo sin sus niños, aunque ahora mismo no se me ocurre nada donde no puedan ir acompañados por ellos, hay otras opciones mejores que dejarlos encerrados entre cuatro paredes y con otros niños desconocidos. Me parece estupenda la idea de grupos de madres y padres que se organizan para cuidar a sus hijos, pero la guardería de cartón no es la manera de hacerlo.

Este detalle de la guardería, nos permite reflexionar sobre la importancia de prestar una atención especial a las necesidades de nuestros niños para que ellos puedan consolidar la transformación que necesita este planeta. Decía el otro día Stéphane Hessel, uno de los inspiradores del movimiento y autor del libro “¡Indignaos!” que “la indignación debe ir seguida de compromiso” y para mí, esto implica, ineludiblemente, reflexionar sobre cómo tratamos a nuestros niños, desde el embarazo, pasando por el nacimiento y durante sus primeros años de vida.

Si de verdad queremos un pueblo que sea capaz de tomar sus propias decisiones y dirigir su rumbo de forma pacífica, debemos empezar por respetar a los niños y dejarles que desarrollen sus propias capacidades sin interferencias.

Si queremos ciudadanos que puedan pensar por ellos mismos y sean capaces de expresar sus ideas, no podemos coartar la creatividad de los niños.

Si queremos que las generaciones siguientes sean empáticas, pacíficas y solidarias, deben ser criadas en el amor y el respeto, desechando todo tipo de violencia de los métodos educativos.

A raíz de un comentario de Adhara recibido en el blog, queremos colaborar con su propuesta de organizar un grupo de trabajo para consensuar una serie de medidas que debieran tomarse con el objeto de garantizar la protección y el respeto a los niños. Si os parece, podéis utilizar esta entrada para hacer vuestras propuestas. Más adelante, podríamos organizarnos a través de facebook o twitter.

Éste podría ser un esbozo de puntos para una propuesta:

– Reforma Sanitaria. Ofrecer a las embarazadas información veraz y actualizada sobre todas las opciones de parto (hospitalario, en casa…). Respetar el derecho de cada mujer a decidir sobre su cuerpo, su embarazo y su bebé. Cobertura sanitaria con profesionales debidamente preparados para cada opción de parto. En definitiva, apoyo a la libertad de elección de la mujer en el embarazo/parto. Sin olvidar el apoyo a la lactancia materna.

– Reformas laborales para una conciliación real. Ampliación de la baja maternal hasta los 18 ó los 24 meses, como existe en otros países.

-Reforma educativa. La escuela debe ser un lugar de búsqueda, respetuoso, en el que cada niño debe encontrar sus verdaderos intereses.

Os animamos a añadir lo que se os ocurra.

 

Texto: Ramón Soler

Acerca del autor

Ramón Soler Ramón Soler - rsoler@mentelibre.es Psicólogo Colegiado Sanitario experto en Terapia Regresiva Reconstructiva, Hipnosis Clínica, Psicologia Pre y Perinatal, Psicología infantil y Psicología de la Mujer. Escritor, Divulgador y Conferenciante. En la actualidad pasa consulta Online para todo el mundo y Presencial en Málaga (España). Compagina esta labor con la de Codirector, Autor y Administrador de este Blog. Puedes visitar más sobre su trabajo como Psicólogo en : www.regresionesterapeuticas.com