El loco mosquito

El loco mosquito

Él era el banquero más poderoso de la Tierra. Con la suma total de todo el dinero que ganaba en un año, podía financiar la deuda externa de más de un país. Aunque, desde luego, esta extravagante idea ni se le pasaba por la cabeza.

Él era rico, poderoso, soberbio y cruel. Nadie le importaba, ni a nadie quería, ni siquiera a su ex mujeres o a sus casi desconocidos hijos. De nadie se apiadaba, desde luego, nadie le amedrentaba y, por descontado, a nadie escuchaba. Nadie hablaba sin su permiso, nadie se movía sin que Él lo ordenara, y nadie, osaba pestañear en su presencia. La cruda realidad era que todos le seguían como si un dios se tratase, todos le adulaban, le odiaban, y por igual, le envidiaban y admiraban.

Él era el amo del mundo, el dueño de la economía global y por ello, le llamaban el Lobby, pues Él con su poder, podía presionar a cualquier gobierno de cualquier país, democrático o no, para votar leyes a favor de sus siempre oscuros negocios.

Un día, caminando por cualquier poblado, de cualquier país en el que iba a cometer, sin pestañear, inmensas tropelías con el beneplácito de los poderes públicos. Un día, transitando entre las buenas y humildes gentes de aquel villorrio. Un día, en un momento, en un segundo, en un instante, desafiando la ley de los humanos, las riquezas, a la economía global y a la soberbia del “Lobby”. Un día, llegó un loco mosquito, en realidad, una loca mosquita, volando ufana y un tanto despistada, y le picó.

 

Texto: Elena Mayorga

Foto: flickr – lettera27

Acerca del autor

Elena Mayorga Elena Mayorga - emayorga@mentelibre.es Licenciada en Filosofía y Letras. Madre, Escritora, Pensadora y Divulgadora. Escribo principalmente sobre Crianza Respetuosa, Procesos Emocionales de la Mujer, Maternidad y Autoconocimiento . Autora de literatura infantil Respetuosa. Bloguera.