La Pedagogía Blanca, un cambio de paradigma en la educación

La Pedagogía Blanca, un cambio de paradigma en la educación

Quedan muy pocos días para que se ponga en marcha un innovador proyecto educativo: la Pedagogía Blanca. La Pedagogía Blanca supone un cambio de paradigma educativo basado en el respeto al niñ@, sus talentos y sus propios ritmos evolutivos.

El sistema educativo actual, imperante en todo el mundo, reduce a nuestros hij@s a meros números y estadísticas. Los niñ@s son normalizados y estandarizados según su edad cronológica y, a partir de este dato tan arbitrario, se les obliga a cumplir unos objetivos comunes. Objetivos, que son marcados sin ponderar las circunstancias personales de cada uno de nuestros hij@s, sin tener en cuenta que cada niñ@ es único y posee su propio ritmo de desarrollo y aprendizaje. Además, para que estas “metas” se cumplan y ningún niñ@ se salga de la norma, se suelen utilizar, sobre todo en la educación dictada desde el estado, métodos de adoctrinamiento, anulación y manipulación como castigos, refuerzo positivo, notas, calificaciones, etc.

Al cabo de los años y tras su paso por el sistema escolar, muchos de los niñ@s pierden parte de su personalidad, de su creatividad y de sus talentos, por lo que no se desarrollan según su continuum y un halo de desesperanza, ansiedad y fracaso les envuelve en la edad adulta.

Vivimos en una sociedad enferma, medicalizada, ansiosa y estresada. En parte, la razón de esta tristeza generalizada tiene su origen en el hecho de que desde que fuimos escolarizados, a muchos de nosotros, se nos cortaron las alas y tuvimos que integrarnos en un sistema que nos denigraba, nos coaccionaba, nos comparaba y nos obligaba a vivir en una continua competición para lograr superar la media numérica en la que, de forma arbitraria, habíamos sido enmarcados desde el día de nuestro nacimiento. Cuando hoy en día, o antaño, entramos en el colegio, el sistema educativo estándar, sin tener en cuenta nuestros talentos, nuestra propia identidad, nuestros deseos y necesidades, lanza a nuestros hij@s, en una durísima y cruel contienda en la que se lucha para ser el mejor, ganar, destacar de la masa y en el trasfondo inconsciente, para ser, por una vez en la vida, visibilizados, para lograr que por un instante, profesores, compañeros, maestros y sociedad sepan de nuestra existencia y nos otorguen un lugar en su jerarquía.

La jerarquía, la competitividad, la ansiedad del reconocimiento nos anulan desde la niñez. Sí bien es cierto que los medios nos muestran personas que destacan, que triunfan, que son los mejores de las clases y tienen las mejores notas, que como tan acertadamente comentara Andy Warhol, tienen sus 15 minutas de gloria, también lo es el hecho de que esa fama, esa gloria, siempre son efímeras y que estas personas acaban desdibujándose en la masa, terminan perdiendo su lugar destacado y dejan de ser visibilizados.

La Pedagogía Blanca ha sido concebida basándose en la idea de que cada uno de nuestros hij@s es único e importante, por lo que cada uno de ell@s, precisa por parte de todos los adultos, en especial de su madre, padre y educadores, un acompañamiento respetuoso hacia sus propios ritmos de aprendizaje, hacia sus propias necesidades, hacia sus propios talentos, hacia su particular desarrollo fisiológico e intelectual y, sobre todo, hacia su inherente capacidad biológica de autorregulación.

El lapso temporal entre nuestra concepción y nuestra juventud, supone una sucesión de etapas madurativas destinadas a transformarnos de niñ@s a adultos. Para que el desarrollo de nuestros hij@s sea el óptimo, el marcado por el continuum de nuestra especie, los niñ@s necesitan que todos los adultos les acompañemos desde la comprensión, desde el respeto hacia sus talentos particulares, a su propio desarrollo y a su evolución personal, desde la aceptación de su importancia y de su individualidad.

Si nuestros hij@s crecen sintiéndose apoyados, sin ser continuamente juzgados, sin tener que medirse con los demás niñ@s, teniendo autoestima alta, valorando de forma positiva a las demás personas, lograremos una sociedad más justa, más empática, más cooperativa, más autorregulada y más feliz.

Mireia Long y Azucena Caballero, ambas profesionales muy reconocidas en el mundo de la educación alternativa y de la divulgación de la crianza respetuosa, son las re-evolucionarias creadoras de este Coaching de la Pedagogía Blanca. Ellas han compilado un impresionante Corpus Teórico-Práctico que será transmitidos a los participantes de este gran proyecto por medio de un gran número de herramientas: conferencias, vídeos, imprimibles, enlaces, webinars en vivo, tutorías, etc.

La Pedagogía Blanca va a dotar a los participantes de las herramientas necesarias para acompañar a los niñ@s  en su autorregulación y desarrollo fisiológico, emocional e intelectual de forma consciente y respetuosa. El programa de Coaching educacional Pedagogía Blanca está dirigido a madres, padres, formadores, educadores y todas aquellas personas interesadas en la infancia y las particularidades del ser humano en estas etapas fundamentales del desarrollo evolutivo del ser humano.

Desde Mente Libre, tanto Ramón Soler como Elena Mayorga, estaremos presentes en la Pedagogía Blanca hablando de temas como “El sistema educativo y lo que habría que cambiar en él”, “Las emociones en el aprendizaje” y “Aprendiendo a contar cuentos”.

Para más información os recomendamos que os paséis por la página de la Pedagogía Blanca o por su Fan Page de Facebook. A partir del 28 de febrero de 2012 será posible unirse a la primera promoción del Coaching educativo online de la Pedagogía Blanca, del que sólo se ofertarán 20 plazas debido a la formación tan intensiva que va a ser ofertada.

Texto: Elena Mayorga

Acerca del autor

Elena Mayorga Elena Mayorga - emayorga@mentelibre.es Licenciada en Filosofía y Letras. Madre, Escritora, Pensadora y Divulgadora. Escribo principalmente sobre Crianza Respetuosa, Procesos Emocionales de la Mujer, Maternidad y Autoconocimiento . Autora de literatura infantil Respetuosa. Bloguera.