En defensa de nuestros hijos: Usos y abusos publicitarios de la multinacional Nestlé

En defensa de nuestros hijos:  Usos y abusos publicitarios de la multinacional Nestlé

Hace unas semanas saltó a la palestra la dimisión del 60% de los miembros del Comité de Lactancia Materna de la AEP (Asociación Española de Pediatría). El motivo, este escandalosísimo anuncio de la multinacional Nestlé publicado en la revista de la Asociación, Anales Españoles de Pediatría (edición 2013).

Como podréis comprobar, una vez más, la publicidad de esta marca se basa en supuestos científicos sesgados, presentados de forma torticera y manipuladora para favorecer las ventas de un producto artificial cuya necesidad, no es real para la mayoría de los bebés. Además, en esta ocasión, normaliza el nacimiento de nuestros hijos por cesárea, una intervención quirúrgica de cirugía mayor que sólo debe ser realizada en los casos extremos en los que esta operación es realmente necesaria para salvar la vida de Mamás y Bebés.

Centrémonos en tres puntos destacables de este anuncio para comprobar el obsceno nivel de adulteración de la realidad que presenta:

–  Por un lado, partiendo de premisas falsas, en una revista profesional dirigida a los expertos encargados de la salud de nuestros bebés y avalada por el sello de la asociación, da una información científica manipulada, tendenciosa y tergiversada tanto sobre la forma de nacer de nuestros hijos, como de la forma óptima de nutrirse tras su nacimiento. Además, la forma de presentar estos, tergiversados, datos, bajo el fondo de un bebé violentado que está siendo, literalmente, arrancado de su cálido primer hogar, es agresiva y hasta jactanciosa. De alguna forma, los publicistas de Nestlé han llegado a tal grado de desfachatez que minusvaloran la valía profesional de los pediatras y su preparación científica presentándoles, como veraces, hechos como que es perfectamente normal el ser arrancado del cuerpo de la madre, nacer en un ambiente hipertecnológico, aséptico, frío e inhumano y que, además, estos bebés son salvados de las terribles consecuencias de las infecciones gastrointestinales ¡¡¡gracias a la leche de fórmula de Nestlé!!!

No comprendo cómo los socios de la AEP no han exigido todos en bloque la retirada de esta indecente publicidad de sus Anales. El que Nestlé se burle de esta forma de su preparación y conocimientos debería haberles resultado tremendamente ofensivo a todos ellos.

Por otro lado, me preocupa en demasía, el hecho de que muchos de estos pediatras no se hayan percatado de las barbaridades que afirma este anuncio y que por falta de información sobre Lactancia Materna y Cesáreas, no hayan protestado ante su Junta Directiva por la publicación de este engañoso panfleto.

 

– En segundo lugar, me gustaría señalar que tanto los datos de nacimientos por cesárea, 25%, como la foto del niño (cogido por el cuello y arrancado con fuerza de la tripa sesgada de su madre), son presentados, sin pudor, como algo natural. Este anuncio trivializa y normaliza, peligrosamente, el nacimiento de nuestros hijos por cesárea.

Muchos de nuestros pediatras, ginecólogos y obstetras han asimilado, y con publicidad como esta se sigue fomentando, la falsa idea de que la cesárea es un avance científico, una forma segura, normal y adecuada de nacer para nuestros hijos. De ahí que ya más de un 25% (por desgracia porcentaje que sigue aumentando) de nuestros bebés se vean forzados a perderse su tránsito, fundamental, entre la vida acuática y la vida grávida. Más de un 25% de los bebés (en algunas clínicas privadas más del 50%) llegan al mundo de forma abrupta, sin completar su proceso de nacimiento, siendo violentados y arrancados del útero materno por los fríos guantes de látex del ginecólogo.

Me pregunto qué debe sentir un bebé que, gracias a su propio esfuerzo, estaba preparado biológicamente para pasar por el cálido canal del parto, cuando de repente, vea aparecer en su santuario un instrumento metálico que lo rasgue, una luz cegadora le deslumbre y unas frías manos, que además, no son las de su madre, le saquen, bruscamente, del hogar que le vio ser concebido, que le vio formarse y crecer. Entre otros, los sentimientos de rabia, indefensión y frustración deben ser enormes.

Por supuesto, algunos niños nacen por cesárea porque lo necesitan, porque esta intervención quirúrgica fue concebida para salvar vidas en casos extremos. No obstante, el porcentaje real de cesáreas necesarias es mucho menor de las que son practicadas a diario en el mundo, la ONU contempla una cifra de alrededor del 15%.

Sin embargo, cuando esta intervención se realiza por conveniencia del facultativo, por exceso de medicalización, por frivolidad (programar el día del nacimiento), etc., a estos bebés que nacen por cesárea innecesaria se les roba su continuum, se les coarta su libertad y su llegada a la vida grávida es abrupta y violenta, en vez de amorosa y armoniosa.

Por todos estos motivos y muchos más que presentaremos en otro artículo que estamos preparando sobre las cesáreas, todos los profesionales de la pediatría deberían saber y advertirles a las madres y padres que Nacer por cesárea no es más seguro que nacer por vía vaginal, de hecho es más peligroso y conlleva muchos más problemas físicos, inmunológicos y emocionales tanto para el bebé como para la madre. Además, supone un factor desfavorable para la instauración exitosa de la lactancia materna.

 

– Por último, quería destacar el hecho de que este aberrante anuncio aconseja la alimentación con leche de fórmula para los niños nacidos por cesárea, por el mayor riego que tienen de sufrir Infecciones Gastrointestinales. (Incluso, su desfachatez no tiene límite y se permiten incluir el consejo de que esta leche también servirá a los bebés nacidos por vía vaginal pues refuerza su sistema inmune).

Otra vez estamos ante unas afirmaciones falsas y torticeras y, además, volvamos a recordarlo, dirigida hacia los profesionales encargados de velar por la salud de nuestros pequeños, a los que les vende la idea de la “falta de inmunidad” de la leche materna y, con un trasfondo misógino, indignante y escandaloso, pone en duda la capacidad de las madres humanas para alimentar de forma adecuada a sus bebés.

Jamás, lo escribo con rotundidad y lo vuelvo a escribir, Jamás, una leche de fórmula, por muy “científica” que sea, podrá igualar las innumerables ventajas fisiológicas y emocionales de la leche materna, la natural para nuestros hijos, la auténtica, la producida por nuestras mamas de Mamás mamíferas y reales. Las madres, todas o casi todas, podemos nutrir a nuestros hijos con nuestros pechos. Escribo casi todas porque no quiero dejar de mencionar aquí que circunstancias particulares o algunos problemas sociológicos, emocionales o fisiológicos impiden a algunas madres dar de mamar a sus bebés o que estos puedan mamar.

Siguiendo con el tema que estamos tratando, puedo afirmar sin lugar a dudas, que a pesar de toda la publicidad en contra con la que nos machacan desde películas, cuentos, televisión, vallas publicitarias, etc., nuestra leche, la producida por nuestro cuerpo, es la natural, la óptima para nuestros bebés y nuestros niños, el resultado de más de 160 millones de años de evolución, la que nos ha ayudado a tener un cerebro súperdesarrollado, la que nos ha permitido transmitirle a nuestros hijos  sustento, alimento, inmunidad, vínculo, inteligencia, oxitocina, apego, equilibrio, espiritualidad, respeto, comunicación y sentimientos tan profundos como la plenitud, la esperanza, la alegría, la felicidad, la empatía, el Amor. Por más que nos lo oculten, por más que intenten colarnos por todas partes, incluso a través del incosciente colectivo social, las bondades de la leche artificial, Jamás una leche fabricada, Jamás, podrá ser como la nuestra. Todos los pediatras del mundo deberían promocionar la lactancia materna como la principal fuente de salud para nuestros bebés y niños. Innumerables estudios científicos, a diario se publican, lo han demostrado ya. La Evolución de nuestra especie, que lleva hollando la Tierra más de cuatro millones de años, también.

 

Para concluir quería comentaros que, por mi parte, como madre y como profesional de la salud emocional de mujeres, niños y bebés, me resulta enormemente escandaloso que a una compañía multinacional, cuyo fin es el de ganar dinero, se le deje publicar, sin ningún pudor, un anuncio en el que ningunea y oculta el sufrimiento de madres y bebés sometidos a una cesárea y que además, ataca la capacidad materna de parir y amamantar y oculta las enormes ventajas que suponen para un bebé tanto el nacer en un parto natural, como el poder ser nutrido física y emocionalmente con la leche producida especialmente para él por el cuerpo de su madre.

Creo que la AEP debería empezar a rechazar este tipo de publicidad dañina para bebés, niños y madres. Todos sus miembros (y no sólo el 60% de los miembros del Comité de Lactancia Materna) tendrían que dejar bien claro que realizaron un juramente hipocrático que les ligaba éticamente a la salud de sus pacientes y que un anuncio como el de Nestlé va en contra de la moral de su profesión y de la salud de sus pequeños pacientes. Lo óptimo, lo natural es nacer por vía vaginal en un parto lo menos intervenido posible. Lo óptimo, lo natural es ser alimentados con la leche materna hasta más allá de los dos años de edad.

Como madres, como padres, como profesionales, tenemos que salir en defensa de nuestros hijos, debemos alzar nuestras voces, al unísono, para que políticas publicitarias agresivas, torticeras y denigrantes contra la salud física y emocional de Bebés y Mamás dejen de ser comunes no sólo para profesionales, también para usuarios. Alcemos nuestras voces para que no sigan robándonos nuestra capacidad de parir, nuestra capacidad de nutrir a nuestros hijos, para que sobreviva a tanta artificiosidad y tecnología el vínculo más natural que existe con nuestros hijos, el de la Humanidad.

Añado aquí algunos artículos que he encontrado en la blogosfera sobre este tema en particular. Si has escrito uno, o lo vas a hacer, pásanos el enlace para agregarlo a la lista y difundirlo.

Petición para que la AEP retire la publicidad de la leche de fórmula

TELASMOS: Publicidad AEP

Lo que no leerás en los periódicos (unamaternidaddiferente.com)

Señores de Nestlé: así NO (laorquideadichosa.com)

Una noticia triste para la Lactancia Materna (maternidadcontinuum.com)

Más del 60% de los miembros del Comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría han renunciado a su cargo. (asociacionsina.org)

Publicidad de Nestlé en Anales de Pediatría (sermamas.es)

Con un par: dimite más del 60% del Comité de Lactancia Materna a raíz de una campaña publicitaria

 Cesárea 100% compatible con la lactancia materna (mamidedossoles)

¿Es real la promoción de la Lactancia Materna? – Poderoso caballero es Don Dinero (entremimosyjuguetes)

 

Acerca del autor

Elena Mayorga Elena Mayorga - emayorga@mentelibre.es Licenciada en Filosofía y Letras. Madre, Escritora, Pensadora y Divulgadora. Escribo principalmente sobre Crianza Respetuosa, Procesos Emocionales de la Mujer, Maternidad y Autoconocimiento . Autora de literatura infantil Respetuosa. Bloguera.