Falacias de un pediatra sobre la Lactancia Materna

Falacias de un pediatra sobre la Lactancia Materna

Imaginemos que un Neumólogo escribiera un libro diciendo que el tabaco es bueno para los pulmones y recomendando fumar a todo el mundo. ¿Cómo reaccionaría la sociedad? Todos nos llevaríamos las manos a la cabeza y seguro que inmediatamente empezarían a lloverle denuncias por parte de asociaciones de afectados, colectivos de familia, medios de comunicación, etc. Nadie se quedaría impasible ante tamaño ataque a la salud de un país.

Sin embargo, recientemente, se ha publicado el libro “Víctimas de la Lactancia Materna” de José María González Cano, Jefe de Servicio de Pediatría del Hospital General de Castellón, en el que hace un ataque despiadado y sin ninguna base científica contra la Lactancia Materna, y no ha sucedido nada.

Para presentar el libro, se había convocado un evento en una librería de Castellón de la Plana (me alegra decir que ha sido cancelado) y, en el texto que acompañaba el acto (imagino que remitido por la editorial), podíamos leer una serie de argumentos absurdos que me gustaría comentar con vosotras…

“(madres) son presionadas para amamantar aunque tengan hipogalactia, grietas en el *****, etc. Incluso les plantean dilemas morales para su reincorporación a la vida laboral.”

Resulta, ahora, que las miles de matronas y asesoras de lactancia que acompañan a las madres con problemas y que han salvado infinidad de lactancias son, poco más o menos, agentes de la KGB que presionan a las madres para que amamanten.

Dicen que en toda mentira hay algo de verdad. ¿No será que las madres son presionadas para volver a la vida laboral lo antes posible.

Por cierto, donde dice “*****”, imagino que quiere decir “pezón”. ¿Hablan de lactancia y no se atreven a decir pezón?

– Las madres que amamantan llaman “malas madres” a las que optan por la lactancia artificial.

Es posible que algunas madres que optan por la Lactancia Artificial se sientan agredidas por las madres que amamantan, pero ésta es una percepción personal de estas madres.

Lo de dividir a las madres entre buenas y malas no es más que una forma de fomentar guerras entre ellas. Me cuenta Elena Mayorga, que está haciendo un estudio sobre esto, que dividir a las madres en luchas de este tipo es una estrategia patriarcal desde hace milenios. Divide y vencerás que decía Julio César.

¿Por qué separar a las madres? ¿Enfrentar a las mujeres? Para debilitarlas, para que pierdan su fuerza, su cohesión.

No existen madres ni buenas, ni malas, existen diferentes madres y diferentes circunstancias.

– ¿Acaso un niño de dos años de edad medio desnutrido, con estigmas raquíticos y anémico, no es una “víctima” del actual dogmatismo?

Me pregunto cuántos casos de niños desnutridos que tomaban lactancia materna habrá conocido este pediatra. A los dos años y medio, la leche materna sigue proporcionando importantes nutrientes al niño y, además, a esa edad los niños suelen llevar más de un año combinando la leche con alimentos de otro tipo. Habría que investigar esos supuestos casos de desnutrición antes de achacarlos a la lactancia materna.

Por otro lado, me gustaría recalcar que la mayoría de pediatras piensan que un peso por debajo del percentil 50 equivale a desnutrición y a que la “leche no le alimenta”. Pero esto no es un problema de los niños ni de la leche materna, sino de los pediatras que no saben lo que es un percentil y que un niño está sano sea de percentil 3 o de percentil 98.

– “Y eso sin hablar de los complejos de Edipo severos que están aflorando ante amamantamientos tan prolongados”.

Al parecer, además de pediatra este señor es psicoanalista. Tal vez debería reciclarse profesionalmente (además de en lactancia, en psicología) y estudiar a fondo el supuesto complejo de Edipo. Complejo que, en realidad, no existe y no es más que un invento patriarcal de la psicología del s.XIX para interrumpir el vínculo entre madres e hijos. Nada tiene que ver con la realidad emocional de los niños criados con cariño y respeto.

– “En contra de las Recomendaciones actuales, considero que en los países desarrollados el destete total o parcial debe hacerse a los cuatro meses de vida.”

Eso, vamos a saltarnos las Recomendaciones de la OMS y la de miles de estudios que demuestran los beneficios de la lactancia materna prolongada en los niños y en sus madres.

– “A partir de ese momento llega la primera papilla de cereales y progresivamente de fruta, verduras, etc.”

Sucede que la lactancia materna es gratuita y no reporta beneficio a ninguna compañía que comercialice leches de “continuación” o papillas de cualquier clase.

Creía tener entendido que un pediatra no podía hacer publicidad de este tipo de productos. Y si esta persona recomienda destetar y usar papillas, me pregunto si no habrá algún interés económico subyacente (no afirmo, sólo me pregunto).

– “Si el destete es más tardío, casi siempre hay problemas con las papillas y eso conduce inevitablemente a carencias nutricionales y a convertir a esos niños en “victimas” del actual dogmatismo”.

¿Por qué el niño debe tomar papillas? ¿No puede tomar sólidos cuando empieza a tener dientes? Hay estudios que relacionan malformaciones en el paladar por el abuso de papillas y el abandono temprano de la lactancia materna. Un bebé que es amamantado desarrolla toda la musculatura de la zona oral y eso evita malformaciones posteriores.

Como sucede siempre, me pregunto si dicen estas cosas por absoluta ignorancia o por intereses económicos… y no sé lo que sería peor.

Texto: Ramón Soler

Foto: Flikr

Acerca del autor

Ramón Soler Ramón Soler - rsoler@mentelibre.es Psicólogo Colegiado Sanitario experto en Terapia Regresiva Reconstructiva, Hipnosis Clínica, Psicologia Pre y Perinatal, Psicología infantil y Psicología de la Mujer. Escritor, Divulgador y Conferenciante. En la actualidad pasa consulta Online para todo el mundo y Presencial en Málaga (España). Compagina esta labor con la de Codirector, Autor y Administrador de este Blog. Puedes visitar más sobre su trabajo como Psicólogo en : www.regresionesterapeuticas.com