El camino de la Sanación

El camino de la Sanación

Cuando tememos algo y huimos de lo que nos da miedo, nuestro problema jamás se soluciona.

Para lograr apaciguar nuestro espíritu y equilibrar cuerpo y mente, debemos enfrentarnos al origen de nuestros traumas, aunque esto pueda suponer reconocer por fin que Mamá no era tan buena como recordábamos o que Papá nunca nos hizo caso.

En el mismo momento en el que empezamos a verbalizar y recordar los momentos que nos marcaron negativamente y las molestas emociones que los acompañaron, veremos como poco a poco se van disolviendo nuestros nudos de dolor.

Tenemos que tener mucho valor para luchar contra nuestros “demonios” interiores, pero aunque costoso, ese arrojo tiene su recompensa pues, librarse de nuestra sombra más funesta nos posibilita reencontrarnos con nuestros verdaderos anhelos y deseos. Librarnos de los condicionamientos impuestos por las experiencias de otros nos permite dar un giro radical en nuestras vidas y luchar por nuestros sueños reales, no los de otros:

“Soy juez porque lo fueron mi padre y mi abuelo…, soy médico como mi tío, el rico …, soy maestra porque una mujer no debía estudiar hace treinta años ciencias…, no pude estudiar porque tenía que trabajar para ayudar a mis hermanos…”

Como estás ¿cuántas historias conocemos?

Muchas ¿verdad?

Y sin embargo, ¡cuán desgraciadas llegan a ser la mayoría de estas personas que han vivido las ilusiones de otras y no las suyas!

La pregunta que os planteo es si queremos acabar así, sin sueños propios, pasando por la vida de puntillas, sin arriesgarnos a romper con el pasado para liberarnos y vivir nuestros anhelo esenciales, aquellos sueños que nos parecen más alocados e imposibles.

La respuesta que demos a esta compleja pregunta condicionará nuestra vida.

Podemos quedarnos tal y como estamos, sobreviviendo, superando el día a día atrapados en rutinas alienantes que impiden que pensemos o, podemos tomar otro camino, el aparentemente más difícil y, sin embargo, el más enriquecedor. Podemos elegir luchar, batallar contra nuestros miedos, ansiedad, dolor, recuerdos. Podemos ser valientes y encararnos con nuestros frenos, nuestras enfermedades, nuestros patrones de comportamiento negativo. Podemos escoger, elegir y seguir el Camino de la Sanación.

Si escogemos la segunda vía, tras mucho trabajo, tras ganar pequeñas batallas y grandes guerras contra nuestros condicionamientos y patrones y con infinitas fuerza, valentía y pundonor, hallaremos la Paz, aprenderemos a querernos, a respetarnos, a conocernos, a comunicarnos con nuestro Yo verdadero, el más interno, el que teníamos escondido.

Si lo hacemos, se abrirá para nosotros un mundo nuevo lleno de libertades. Además, nuestro equilibrio, se expandirá alrededor nuestra rompiendo los condicionamientos que nosotros mismos habíamos impuesto a nuestra pareja, a nuestros hijos, a nuestros amigos, parientes y conocidos.

Existen muchos caminos para encontrar la sanación. No existe una única vía. Cada persona tiene que encontrar aquella forma que a ella le resulte más adecuada para despertar su conciencia y ganar su batalla interior. La cuestión es que, elegida tu vía adecuada, recorras todos los obstáculos, meandros y escollos del camino con determinación. En cada momento de duda o vacilación, ten presente que, al final, siempre se encuentra la solución adecuada para cada problema.

Hallar la solución a nuestros problemas y enfrentarnos con nuestros traumas sólo podemos hacerlo nosotros mismos. Podemos contar con la ayuda de un psicólogo, un terapeuta, un maestro, un amigo, una esencia floral, lo que queramos, pero lo que nunca debemos dejar de tener presente es que somos los únicos amos de nuestro destino. Si queremos mejorar, nadie podrá hacerlo por nosotros.

Si no nos sentimos bien y queremos cambiar, debemos comprometernos con nuestra sanación y hacer de ella, el principal objetivo de nuestras vidas.

La libertad es patrimonio de los valientes, la buena noticia es que todos podemos alcanzarla si la deseamos de corazón.

 

Texto: Elena Mayorga
Foto: Flickr / Autor
daniel jaeger

Acerca del autor

Elena Mayorga Elena Mayorga - emayorga@mentelibre.es Licenciada en Filosofía y Letras. Madre, Escritora, Pensadora y Divulgadora. Escribo principalmente sobre Crianza Respetuosa, Procesos Emocionales de la Mujer, Maternidad y Autoconocimiento . Autora de literatura infantil Respetuosa. Bloguera.